«Pedro Puercoespín aprende a controlar su temperamento: Cuento infantil para dormir»

5.00/5
Reproducir vídeo
Pedro el Puercoespín tenía un MAL GENIO que asustaba a todos sus amigos. En este cuento corto, descubre si podrá controlar su temperamento para seguir disfrutando de la vida en compañía de sus seres queridos. Perfecto para leer antes de dormir a los niños.

Pedro el Puercoespín tenía un mal genio. Cuando sucedía algo que no le gustaba, su cara se ponía roja como un tomate y comenzaba a lanzar púas por todas partes. Sus amigos, aunque lo querían mucho, temblaban cuando veían que Pedro comenzaba a enfadarse.

Un día, Pedro se encontró con un pequeño ratón que se había perdido en el bosque. El ratón estaba muy asustado y Pedro, que no podía resistirse a ayudar a alguien en apuros, decidió acompañarlo a casa. Durante el camino, el ratón le contó a Pedro lo difícil que era ser tan pequeño en un mundo lleno de peligros.

Pedro comenzó a entender que su mal genio no estaba ayudando a nadie, y que a veces podía ser más importante ser amable y comprensivo con los demás. Desde ese día, Pedro intentó controlar su temperamento y aprendió a ser más compasivo con los demás animales del bosque.

Sus amigos notaron el cambio en Pedro y se sintieron aliviados al ver que ya no tenían que agacharse para protegerse cuando su cara se ponía roja y enfadada. Ahora, Pedro era un puercoespín amable y comprensivo con quienes lo rodeaban. Y eso, para todos sus amigos del bosque, era lo mejor que podía pasar.

Más Cuenta cuentos Asombrosos Infantiles

Libros de cuentos